Manicura para San Valentín


Llega el día más romántico del año y tú te las estás ingeniando para conseguir que todo salga perfecto y que éste se convierta en un San Valentín muy especial… Si ya has pensado en un detallito para regalar a tu pareja, en el modelito que te pondrás y en el sitio al que irás a cenar, ¿por qué no pensar en decorar tus uñas de la forma más original?

Lo primero en lo que debes pensar es en prepararlas para que queden perfectas para este día: déjalas crecer, aplica productos fortificantes, ve limándolas con la forma que te gusta y arregla las cutículas como mínimo desde unos días antes de pintarlas.

Cuando ya hayas conseguido unas uñas perfectas, llega el momento de decidir cuál es el estilo que más va contigo.


Si eres de las más clásicas aunque no te gusta pasar desapercibida, lo mejor es que apliques lacas de uñas llamativas en colores de las gamas de rojos y rosas en sus versiones más brillantes. Si prefieres estar sexy y sofisticada para tu pareja, aplica un color rojo pasión, cereza o color vino.

Sin embargo, el 14 de febrero es un día para dedicarte en exclusiva a demostrar a tu pareja y al resto del mundo tu amor, por lo que lo mejor es que seas original y divertida y te atrevas a pintar tus uñas de una forma distinta.

Como el elemento por excelencia del día son los corazones, nada mejor que pintar las uñas del color que más te guste y pintar o sobreponer algunas pegatinas de corazón sobre la superficie lisa. Por ejemplo, puedes aplicar un estilo de manicura francesa pero con tonos blancos y rojos con corazones en blanco o negro, o simplemente dibujar unos corazoncitos sobre la superficie con brillo de tus uñas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *