El maquillaje de Terelu Campos en su portada para Interviú

Share on Facebook0Tweet about this on Twitter0Share on Google+0


Como cada lunes, la conocida revista Interviú saca en su portada a una mujer que cuenta con mucha fama, sólo que con la peculiaridad de que el posado que ilustra la entrevista que se le realiza, dicha famosa se muestra “en paños menores”. Pues bien, pocos números han tenido tanta relevancia como el que hoy ha salido a la venta, cuya protagonista de portada no es otra que la archiconocida periodista Terelu Campos.

Como lo mío con la estética es pura vocación, sin haber visto aún las fotos de su interior, portada en mano me pongo a analizar el maquillaje que la actual colaboradora y presentadora sustituta del programa “Sálvame” eligió para tal ocasión. Sin saber qué línea sigue en su interior, sólo puedo decir que, mirándola de cara, la veo tan cómoda y natural como en cualquier otra intervención pública a la que esté más acostumbrada.

Partiendo de la base de que, a pesar de sus raíces andaluzas, Terelu es rubia y de piel más bien blanquita, me llama la atención que en esta ocasión luce un cutis algo más bronceado de lo habitual, a mi parecer, más causado por el polvo posterior, que por la base de maquillaje que ha utilizado. Personalmente, le sobra un poquito de color.

En cuanto a los ojos, la periodista luce una técnica muy actual, que consiste en enmarcar el total del ojo en un perfecto delineado en negro, un negro que vuelve a destacar sobre unas pestañas muy separadas y con volumen. Lejos de causar un efecto que achique el ojo o que le reste luz, Terelu combina este trabajo con una sombra color crema bajo el marco de la ceja, algo fundamental para restar oscuridad a la mirada.

En los labios, casi puedo decir que no podía ser de otra manera, amante de los rosas, y moderna a la vez, esta nueva “chica de portada” luce un labio muy natural en cuanto a la forma, puesto que lo presenta con un perfilado perfecto, al que después se cubre con un rosa suave nacarado, pero no con exceso de brillo, pues ya no se lleva.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *