El estilismo de Julia Roberts como madrastra de Blancanieves


Hoy se estrena en España una nueva versión cinematográfica del clásico infantil “Blancanieves”, una producción norteamericana que ha elegido a la famosísima Julia Roberts para encarnar a la perversa madrastra. Tendremos que hacer un gran esfuerzo para intentar olvidarnos de la eterna sonrisa de “la novia de América” mientras veamos el film, y es que uno de los rasgos físicos que más llaman la atención en Julia son, sin ninguna duda, sus labios.

En este film vuelve a quedar de manifiesto la gran belleza que posee esta actriz, y eso a pesar de llevar un vestuario horroroso que no le favorece absolutamente nada (ni a ella ni a nadie). Más mérito para la Roberts, pues luce un maquillaje muy natural palidecido que solo alguien con sus rasgos casi perfectos puede defender como ella lo hace. Una base extremadamente clara sobre la que destacan aun más sus enormes ojos marrones.

Esa característica tan especial a la que antes hacía referencia sobre sus labios, la parte de su rostro que más ha costado camuflar. Ya que se intenta darle a la boca un aspecto menos voluminoso y longitudinal. Para ello se ha llevado la base de maquillaje hacia el límite más cercano de las comisuras, siendo éstas apenas perfiladas para intentar minimizar el labio y hacerlo algo más fino. No se emplean tampoco tonos muy fuertes ni excesivos brillos, aun así Julia deberá forzar mucho el gesto para que no resulte tan sensual como de costumbre.

En cuanto al peinado, su rizo natural facilita mucho la labor de aportarle tanto volúmenes como ondas y tirabuzones a los diversos recogidos que irá mostrando a lo largo del film. Un estilismo que nada tiene que ver con el maravilloso maquillaje de Charlize Theron, quien también interpreta a la malvada madrasta de Blancanieves en otra producción norteamericana que se estrenará próximamente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *