Conseguir un aspecto saludable con un maquillaje natural


Ha llegado el otoño, y el moreno que habías conseguido lucir orgullosa este verano y que tan bien te sentaba empieza a desvanecerse. Esto, sumado a las marcas de cansancio, a las ojeras y a otros tantos efectos del día a día, nos hacen tener un aspecto menos saludable que no está de más corregir.

Sin embargo, no debes precipitarte, la solución para conseguir tener buena cara no es castigar a tu piel con sesiones diarias de rayos UVA ni tampoco maquillarte en exceso, pues ambas son soluciones que pueden darte un toque artificial que en ningún caso favorece.

Debes buscar la naturalidad, lo que de ninguna manera significa no maquillarte. Los productos que no te pueden faltar son sobretodo hidratantes: puedes utilizar una crema hidratante antes de utilizar el maquillaje o bien utilizar directamente hidratantes con color, que disimulan las arrugas, aportan luminosidad y además te harán sentir una piel más fresca.


Para favorecer tu aspecto, también deberías utilizar colorete en polvo de un tono algo superior a tu color de piel natural, o bien un tono rosado o melocotón que potencia el efecto ‘buena cara’. Iluminadores, sombras de ojos y pintalabios de colores naturales y rimmel serán otros de tus aliados básicos para un maquillaje rápido y natural.

Además, del mismo modo que nuestra cara vuelve a tener un tono más pálido de lo habitual en verano, también lo hace el resto del cuerpo: no cometas el error de utilizar un maquillaje muy superior a tu tono, pues desentonará, produciendo el antiestético ‘efecto máscara’. También puedes extender el maquillaje un poco más allá de la cara hacia el cuello, pero debes tener precaución también para no ensuciar la ropa; las manchas de maquillaje siempre dan una mala impresión. Así que recuerda, más vale quedarse corta que pasarse.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *