Cómo potenciar tus rasgos con maquillaje


El maquillaje es un excelente aliado para embellecer nuestro rostro, ya sea potenciando esas características propias que nos hacen destacar o modificando ciertos rasgos que no acaban de convencernos.

A continuación te dejamos una pequeña guía para lograrlo en función de tus rasgos, así que analízate frente al espejo y toma nota de todo aquello que puede favorecerte.

Rostro

Redondo: si te gustaría reducir sus dimensiones y alargarlo a nivel visual debes jugar con el contraste entre una base más oscura en las mejillas y un colorete melocotón extendido del centro del pómulo en dirección a las sienes.

Triangular: Los polvos oscuros ayudarán a reducir la anchura de la frente y la barbilla ayudando a redondear tu cara.

Rectangular: Debes reducir visualmente la anchura de la barbilla utilizando una base oscura en los extremos de la misma.

Ovalado: Basta con cubrir imperfecciones comunes, porque es el rostro perfecto y equilibrado.

Cuadrado: Aplica corrector oscuro en las mandíbulas y en los lados de la frente para alargar el rostro para afinar y restar dureza a tus rasgos. Eso sí, no te pases o resultará muy artificial.

Ojos

Rasgados: Poténcialos con una línea de eye liner negro con un ligero rabillo ascendente hacia el final y aplicando el rimmel especialmente en los extremos exteriores del ojo.

Hundidos: Las sombras claras darán luz y abrirán tus ojos al exterior, así que no dudes en aplicarlas sobre el globo del ojo. Evita los tonos oscuros.


Grandes: El gran truco es delinear la línea de las pestañas inferiores con perfilador negro, aunque jamás debes sombrearlos en la parte inferior o los agrandarás todavía más.

Saltones: aplica máscara de pestañas negra y delinea la parte de dentro del ojo desde el lagrimal hasta el extremo. Las sombras oscuras y los delineados en la línea superior son un gran truco para darles profundidad.

Labios

Voluminosos: Probablemente no tengas problemas con ello, ¡así que poténcialos con todo tipo de colores y brillo de labios!

Finos: Perfilar el labio ligeramente por encima de la línea natural puede ser una buena forma de conseguirlo, aunque no puedes pasar este límite ni utilizar colores más intensos que los de tu barra de labios para hacerlo de modo que no se pueda apreciar el cambio. También puedes lograrlo aplicando gloss en la zona central de los labios.

Puedes encontrar más información concreta acerca de cada uno de estos temas en nuestro buscador o en las distintas secciones de nuestra página.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *