Cómo evitar los poros abiertos


Son muchos los factores que hacen que nuestros poros se obstruyan creando imperfecciones e impurezas en el rostro como esos molestos granos y puntos negros que tan antiestéticos pueden resultar.

Existen muchas cremas y mascarillas cosméticas así como muchos remedios caseros para solucionar el problema, pero para combatirlos necesitarás más complicado que esto: tomar buenos hábitos con los que poco a poco conseguirás mejorar el aspecto de tu piel.

Tanto para las que os encontráis en una fase avanzada del problema como para las que creéis que más vale prevenir que curar a continuación os dejamos algunas de las cosas que no podéis dejar pasar:

– La limpieza facial diaria es esencial. Realízala siempre con aquellos productos que se adapten a tu edad y por supuesto también a las características de tu piel.

– Los productos astringentes ayudan a secar la piel y mantener los poros limpios, por lo que es importante también que los tengas en cuenta en tu rutina habitual de belleza.

– Los productos más recomendados para este problema acostumbran a contener retin A, peróxido de benzoílo y ácido salicílico, pues eliminan los excesos de grasa, exfolian el cutis y reducen el tamaño de los poros.

– A propósito de la exfoliación, no olvides realizarla un par de veces a la semana especialmente si tu piel tiene tendencia a acumular impurezas en los poros o si es excesivamente grasa.

– Bebe mucha agua, lleva una dieta equilibrada y evita el excesivo consumo de grasas en ella.

– Eliminar las espinillas de la forma casera y tradicional es un error (estrujándolas con los dedos), pues no solamente puede dejar antiestéticas marcas y cicatrices sobre tu piel sino que además puede hacer que el problema se distribuya por más zonas que no estaban afectadas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *