Cómo dar color a un cutis pálido


Tener un cutis pálido no puede considerarse como un problema estético en sí mismo, aunque en realidad muchas de nosotras sí que lo consideremos una especie de imperfección que nos hace lucir un rostro aparentemente más triste y apagado.

Así, tanto en verano como en invierno intentamos buscar soluciones que ayuden a disimular el pálido color de nuestra piel para aportarle algo de brillo, color y luminosidad como es el caso de los cosméticos.

El maquillaje es la clave para favorecer a las mujeres con este tipo de cutis, que a menudo sienten que su belleza natural queda infravalorada a causa del pálido y hasta enfermizo color de su piel.

En este sentido, la base de maquillaje es el punto más importante para disimular tu palidez: no debes escoger necesariamente tonos superiores a tu propio color, pues de hecho esto resultaría un grave error que te hará lucir más artificial. Escoge bases líquidas que no resulten demasiado matificantes siempre en el mismo color de tu piel o como máximo en un tono por encima… ¡No olvides que la piel blanca también está de moda!

Tras este primer paso, los correctores ayudarán a disimular esas ojeras moradas o grisáceas que tanto potencian la palidez y apagan el rostro, mientras que los iluminadores servirán para traer ese toque de luz que tu tez está pidiendo a gritos (recuerda que debes aplicarlos en puntos estratégicos y no donde te venga en gana).

En cuanto al resto del maquillaje las sombras de ojos claritas, los coloretes rosados (evita los naranjas o melocotón, más adecuados para pieles bronceadas) o los labiales con gloss son las mejores opciones para dar más color a tu rostro.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *