Tipos de bases de maquillaje


Guste o no reconocerlo, la mayoría de las mujeres nos maquillamos por intuición y sin un conocimiento de base que nos permita asegurarnos de que tanto nuestras técnicas como nuestros productos son los adecuados.

A modo de ejemplo y para dar entrada al tema que hoy nos concierne piensa en tu base de maquillaje… Antes de comprarla, ¿te lo pensaste más de 5 o 10 minutos para asegurar que fuera la más idónea para tus características?

Probablemente la respuesta sea no, y es que a menudo caemos en el error de volver a comprar el mismo producto de siempre sin tener en cuenta el resto de posibilidades.


Para que en la próxima ocasión vayas completamente preparada aquí te dejamos un listado con algunas de las bases más tradicionales y también las más novedosas en lo que a texturas se refiere, ¡esperamos que te sea de utilidad!

Mousse: Es una de las últimas novedades, ideal para las chicas que buscan un efecto mate en la piel que disimule su exceso de grasa (también es recomendable para pieles mixtas). Al entrar en contacto con la piel, la mousse se convierte en una especie de polvos de maquillaje.

Spray: Puede que no lo hayas visto todavía, y es que este novedoso sistema es muy práctico pero algo difícil de aplicar. Es recomendable para rostros que precisan poca cobertura de maquillaje pero no para los de piel seca, y es que para nada favorecerá la hidratación de la piel sino más bien al contrario.

Líquida: Es la más tradicional, de fácil aplicación y bastante ligera. Es recomendable para pieles normales y mixtas, pues las grasas deberán decantarse por las fórmulas oil-free (sin aceite) mientras que las secas requerirán precisamente lo contrario.

Barra: No es el producto estrella, y es que aunque se aplica fácilmente con la barra y se extiende con los dedos no parece la mejor opción más que para camuflar algunas imperfecciones.

Crema: Ideal para las pieles secas gracias a su dosis extra de hidratación.

Polvos compactos: Perfectos para reducir la sensación de grasa en las pieles con un exceso de producción de sebo y matificar el cutis.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *