Pintarse los ojos de un modo cautivador


En cuestión de belleza hay dos grandes verdades, por un lado, que no hay nada escrito (vamos, como se dice normalmente: “para gustos, colores”) y, por otro lado, que la genética tiene mucho que ver con lo que cada uno de nosotros somos, físicamente hablando.

En este último aspecto es en el que más debemos incidir a la hora de arreglarnos y maquillarnos, ya que no sólo basta con “conformarse” con la mayor o menor belleza que hayamos heredado, sino que el saber sacarse partido, es el gran pilar de lo atractivas que podamos resultarle a los demás. En este sentido, es muy importante el conocerse perfectamente los rasgos, para poder disimular aquellos “defectillos” que no queremos mostrar pero, también, para resaltar aquéllos otros que sí que pueden conferirnos un mayor magnetismo.

Los ojos son una parte fundamental de nuestro poder de atracción, ya que una mirada que resulte cautivadora, misteriosa y profunda, acaparará el resto de las miradas sobre tus ojos. Para ello, es imprescindible lucir una técnica de maquillaje muy precisa y muy bien elaborada, y olvidarnos de hacer la clásica rayita por dentro y no dedicarle un minuto más a los ojos.

El color negro es el rey por excelencia para conseguir una mirada cautivadora, y no siempre es necesario trabajarlo excesivamente con grandes juegos de sombras ni con rabillos extremos de eyeliner. Lo importante es conseguir la forma y el tamaño que harán de ti una mujer irresistible.

Para trazar la raya principal que denotará el enmarcado total de tus ojos, es imprescindible que cuentes con un lápiz cuya punta esté perfectamente afilada, de modo que la línea sea firme y muy precisa, pegada completamente al nacimiento de las pestañas. Practica mucho este trazo con lápiz antes de pasarte definitivamente al eyeliner, el que de momento podrás aplicar por encima de la raya, ya que siempre tiene una pigmentación mucho más oscura.

Imprescindible también un buen rímel, que separe, alargue y dé volumen a nuestras pestañas, con las que aprenderemos a parpadear de un modo insinuante ya que, en cierto modo, la belleza y la elegancia van directamente relacionados con tus movimientos y tu actitud.

Consejos de belleza, Ojos,
>

También te puede interesar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *