Maquillaje para pieles sensibles


Aunque muchas mujeres dan las gracias por no haber nacido con un cutis demasiado graso o excesivamente seco, lo cierto es que aquellas que poseen pieles sensibles tampoco están a salvo de algunos problemas derivados que pueden ser tanto o más complicados que los anteriores.

En este sentido, una piel sensible debe mantenerse constantemente controlada para evitar que tanto algunos elementos internos como externos puedan hacer aparecer algunas manchas, irritaciones o reacciones alérgicas sobre nuestra piel.

Uno de los elementos a los que es más importante atender es el maquillaje, y es que no todas las pieles están igualmente preparadas para soportar los ingredientes químicos que componen las recetas de la mayoría de ellos.

Lo principal es escoger muy bien la base de maquillaje, que es el producto que más podría afectar al cutis. En este sentido, el maquillaje mineral se presenta como una de las mejores opciones dado que entre sus ingredientes difícilmente encontrarás fragancias o conservantes que son los principales causantes de posibles reacciones alérgicas; no seas tacaña con tu piel y si es necesario gasta un poco más para protegerla.


Lo anterior es aplicable a cualquier otro producto de belleza como cremas o mascarillas, y es que la regla de oro debería ser ‘no perfumados, no ingredientes químicos’.

Por otra parte, los productos en polvo son los más recomendables para este tipo de pieles puesto que generalmente poseen menos conservantes que los de sustancias líquidas.

En cuanto a las zonas, una de las zonas del cuerpo donde la piel es más sensible son los párpados, por lo que también deberás ser cuidadosa con los productos que utilizas para maquillar tus ojos. Es recomendable utilizar sombras claritas (y en polvo) que contendrán menos pigmentos que las oscuras así como delineadores en lápiz, pues los líquidos pueden contener látex que provoque una reacción adversa en tu piel.

Deshazte de los cosméticos que consideres que no se encuentran en buen estado y renuévalos sustituyéndolos por otros que se adapten a las condiciones de tu piel.

Por último, algunos consejos fundamentales: Desmaquilla siempre tu piel antes de acostarte y no olvides mantenerla nutrida e hidratada.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *