Eliminar brillos en el rostro


Los brillos en el rostro son uno de los peores enemigos de cualquier mujer, y no porque no nos guste estar deslumbrantes sino porque eso significa que muy probablemente nuestra piel tiene un exceso de grasa.

Generalmente localizada en puntos clave como la conocida ‘zona T’ (frente y nariz) y también en las mejillas, la grasa es también la culpable de que los productos cosméticos desaparezcan del rostro con suma rapidez dejándonos ese aspecto doblemente negativo con grasa y sin maquillaje.

Las causas del problema pueden ser varias, desde la genética hasta las fluctuaciones hormonales pasando por problemas externos que nos afectan como las situaciones de estrés o nervios, que hacen que las glándulas sebáceas trabajen más intensamente generando más grasa y brillos.

Eliminar el brillo de forma definitiva en tu piel no es posible, pero sí que puede controlarse siguiendo algunos hábitos que pasan por la limpieza de la piel, la protección y el uso de los productos más adecuados para el problema:

Mantén hábitos de higiene: Hay que eliminar grasa, que no es lo mismo que secar la piel; en este sentido, debes limpiar de dos a tres veces al día tu rostro con algunos productos específicos que no lo perjudiquen y que además ayuden a mantener el equilibrio. También debes desmaquillarte siempre antes de acostarte y coger por costumbre utilizar mascarillas un par de veces a la semana.

Protégete: Debes humectar tu piel y protegerla de los intensos rayos solares con cremas de alto factor de protección solar.

– Deja que tu piel trabaje mientras duermes: Muchos cosméticos regulan el nivel de secreciones mientras descansas. Algunos de los ingredientes más habituales son el ácido salicílico, peroxido benzoico o ácido glicolico así como también algunos aceites esenciales.

Maquillaje: Escoge esos productos específicos para tu tipo de piel que no vayan a desaparecer en cuestión de un par de horas. A nivel estético, lo mejor es que te hagas también con bases mate que ayuden a disimular los brillos de tu piel.

Que tu cutis brille por tu belleza, ¡no por la grasa!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *