Cuidados de la piel a partir de los 40

Share on Facebook0Tweet about this on Twitter0Share on Google+0


Con el paso del tiempo, la piel, al igual que el resto de nuestro organismo, va sufriendo diferentes cambios y modificaciones propios de cada etapa de nuestra vida, una vida que tiene de promedio unos 80 años, lo que nos sitúa en su ecuador alcanzados ya los 40. Esto significa que, nos guste o no, la carrera hacia la madurez ya ha iniciado su andadura.

Por ese motivo es muy importante concienciarse y establecer una rutina de belleza, que seamos capaces de llevar a cabo a diario, y que no nos incomode hasta el punto de abandonarla continuamente. De hecho, el primer paso imprescindible ante cualquier logro que queramos en la vida es la constancia, sin ella, nada se consigue.

Siempre oirás en mi boca la palabra hidratación, puesto que es la base de todo cuidado. Somos agua, y agua necesitamos, puesto que la eliminamos constantemente por cada poro de la piel. Imprescindible beberla, ya sabes, sobre litro y medio diario, pero muy necesario también aplicarse una crema hidratante todas las mañanas.

En ocasiones compramos nuevos cosméticos que nos llenan de promesas, pero ninguno de ellos será efectivo si no los utilizamos correctamente, y mucho menos, si no dotamos a nuestra piel del aporte diario de hidratación que necesita. En términos monetarios, decir que yo utilizo diversas marcas, pero concretamente, mi hidratante no llega a los 7€, y no veas la elasticidad y frescor que me aporta.

Sí que es verdad que, pasada la barrera de los 40, hay zonas más sensibles, como el contorno de los ojos, que precisan de tratamientos adicionales y específicos para esa área, en este sentido, yo me decanto por los tensores, y recomiendo su uso especialmente por la mañana, aunque también puedes aplicarlo antes de la cremita de noche, si ves que lo necesitas. Lo importante es elegir 1 ó 2 pasos, y no abandonarlos nunca. Crea tu propia rutina y verás qué bien te va.

Consejos de belleza, Piel,
>

También te puede interesar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *