Bases de maquillaje fluidas y su correcta aplicación


Ir bien maquillada no es cuestión de saber realizar complicadísimas técnicas para pintarte los ojos y los labios. Ninguno de estos trabajos lucirá como tú esperas si antes no has conseguido la mejor apariencia en tu rostro. Las bases de maquillaje fluidas y su correcta aplicación son el inicio de toda técnica que se precie. De hecho, podrás lucir un maravilloso efecto buena cara con maquillaje y un par de toques más.

El maquillaje fluido es la mejor opción para evitar marcas en el nacimiento del pelo y el óvalo facial. Esto es porque las nuevas fórmulas consiguen fundirse perfectamente con tu piel y no es necesario aplicarlas en todo el rostro. Lógicamente es imprescindible que la tonalidad sea muy similar a la tuya natural, de este modo usarás maquillaje solo en las zonas en las que necesites tapar imperfecciones y también unificarás el tono del cutis.

Con la piel limpia y tonificada, procederás a hidratar y tratar como de costumbre. La crema hidratante se encargará de que el maquillaje se pueda extender más fácilmente y que con las horas no muestre una apariencia cuarteada. Justo después de ponerte la cremita tomarás una pequeña cantidad de maquillaje con las yemas de los dedos y la pondrás solo en una de las zonas que vayas a maquillar. Extiéndela inmediatamente y repite por las áreas que lo necesiten. No pongas cuatro puntos diferentes a la vez, ya que se van secando y te quedará la marca.

Para pieles mixtas o con tendencia a grasas, es preferible elegir bases oil free, están libres de aceite y su acabado en polvo te producirá un bonito efecto mate. Así es cómo impedirás que aparezcan brillos en la piel, aunque en épocas o locales con calor deberás retocar con polvos traslúcidos. Para las pieles secas es necesario un maquillaje hidratante que impida que la piel se muestre cuarteada y sin luz.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *