Formas de maquillarse para veinteañeras


Por lo general, a todas las mujeres nos gusta maquillarnos desde muy temprana edad. En un principio, la adolescencia es esa etapa en la que ya empezamos a darle un tonillo a las uñas y dibujamos matices en nuestro rostro con rímel transparente y un gloss de labios. Pero, cumplida la mayoría de edad, ya puedes empezar a maquillarte de un modo más notorio. Lo principal es que encuentres un fondo del mismo color de tu cutis, que se funda con él, y extenderlo con suavidad. En ocasiones, basta con aplicar la base sólo en la zona central del rostro y arrastrarlo con suavidad al resto.

Un error muy frecuente es usar demasiada base de maquillaje, dejando la piel mate y apagada, aparte de quedar un antiestético contorno en contraste con el cuello. Si usas polvos de sol, cuidado con no pecar también de exceso. Estos polvos son muy favorecedores si aciertas en la aplicación, si abusas de ellos sólo obtendrás un tono anaranjado muy artificial. Hazte con una buena brocha, es una de esas “armas de mujer” a las que le sacarás partido si la compras de calidad media-alta y le das los cuidados necesarios.

Encontrar tu propio estilo no resulta siempre fácil, estás en una etapa en la que se te abre todo un mundo de color: turquesas, morados, ahumados… es el momento de probar hasta dar con el look que estabas buscando. Todos estos tonos intensos los tienes también en semitransparente, lo que te ayudará a ir adaptándote a una línea hasta que des con tu imagen personal. Puedes utilizar eyeliner, perfilador de labios, rímel… pero procura buscar el equilibrio entre ojos y boca, dejando unos más naturales si destacas los otros. Mírate bien al espejo, conócete y piensa en lo que te va bien a ti; no siempre es lo mismo que favorece a tus amigas ni ídolos. Y recuerda, ante la duda: naturalidad.

Consejos de belleza, Maquillaje,
>

También te puede interesar...

2 comentarios

  1. Hola, Dayanara.

    La clave de todo está en buscar un aspecto natural. Con tu edad es suficiente una base de maquillaje de tu tono de piel que te sirva para igualar el tono y ocultar algunas imperfecciones. Sube el tono con unos polvos no muy oscuros, y utiliza coloretes rosados.
    Usa un lápiz de ojos marrón en vez de negro para que se vean pintados pero no muy intensos.
    En cuanto a los labios, decántate por barras que te proporcionen mucho brillo o utiliza simplemente un gloss.

    Un saludo!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *