El maletín de maquillaje ideal


Si hay un regalo que vuelve a casa casi siempre por Navidad, ése es el maletín de maquillaje que tanta ilusión nos hace. Lo que ocurre es que después de comprobar con los ojos su belleza, cuando nos ponemos “manos a la obra” nos damos cuenta de que la mitad de las cosas no las usamos por innecesarias, o poco afines a nuestros gustos. Si en tu carta de los Reyes Magos estás pensando incluir uno de estos artículos, bien para ti o para regalar a otra persona, ten en cuenta algunos detalles.

En primer lugar, para salvaguardarte de problemas de tipo alérgico, te recomiendo que lo adquieras en los centros especializados. No vale la pena ahorrar unos euros en un producto que nos dará problemas. En cualquier caso, todos deben explicar el contenido y sus ingredientes en español. Es una Ley que se aprobó a principios de la década de los 2000. Dicho esto, en lo primero que debes fijarte es en el uso que se le dará a posteriori. Piensa en quien va a utilizarlo, sus usos y costumbres. Tienes pequeños kits con juegos de gloss ideales para aquellas personas que sólo se dan un toquecito.

Si es alguien que se maquilla habitualmente y que suele retocarse, piensa que hay cofres con carcasas individuales que puedes trasladar al bolso. Por lo general, traen un gran surtido de colorido en sombras que muy rara vez utilizamos. Busca aquellos que traigan los colores básicos que sabes que tendrán uso. Si es para una chica jovencita, un maletín completo siempre le hará muchísima ilusión, ellas sí que suelen sacarle partido a todo lo que contiene. En ese caso, colores con mucha luz, brochas, pinceles, lacas de uñas, barras de labios, y hasta purpurinas, harán de tu regalo un aliado con el que siempre podrán contar.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *