Aprende a utilizar los polvos de sol

polvos de sol2
Hace ya unos días que el buen tiempo ha llegado a nuestro país, así que seguro que últimamente hay un producto de tu neceser que ha ganado mucho protagonismo. Sí, nos referimos a los polvos de sol, un clásico del maquillaje veraniego.

Los polvos de sol, también conocidos como terracotas o polvos bronceadores, son polvos en tonos marrones que cuentan con partículas doradas y nacaradas. Puedes encontrarlos tanto sueltos como compactos, aunque de las dos maneras te aportarán luz y un efecto de piel bronceada y, sobre todo, sana. ¿Quieres que te ayudemos a utilizar este tipo de producto? ¡Pues estate muy atenta a lo que te contamos a continuación!

Escoger el color adecuado

A la hora de utilizar polvos de sol es importante dar con el color adecuado. Así, lo ideal es que estos sean uno o dos tonos más oscuros que tu propia piel para que el efecto bronceado no sea demasiado excesivo. Además, lo ideal es que te decantes por aquellos polvos que tengan un acabado mate y sin partículas demasiado brillantes.

polvos de sol1

Cómo aplicar

Para aplicar este tipo de polvos necesitarás una brocha grande de pelo suave. Una vez la tengas, tendrás que poner el producto sobre los puntos que se ponen morenos más rápido, que son los pómulos, la nariz, la frente y la barbilla. Por supuesto, deberás extender el producto muy bien. Eso sí, si tu piel ya está morena, entonces tendrás que aplicar poca cantidad pero por todo el rostro para proporcionar luminosidad a la piel. Ten en cuenta que podrás aplicarlos directamente, sobre la crema hidratante o encima de una base de maquillaje

Es importante que también extiendas los polvos por cuello, escote y hombros. De esta manera evitarás ese efecto máscara tan antiestético.

Maquillaje, Piel,
>

También te puede interesar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *