Consejos para elegir el colorete


A menudo considerado como un elemento secundario del maquillaje para algunas mujeres, el colorete es uno de los grandes aliados para destacar los rasgos de nuestro rostro, para endulzarlo y para hacer que luzca un aspecto más saludable.

Para conseguirlo debes dar con tu rubor ideal, pues las formas del rostro, el tipo de piel o el color de tu tez determinarán los mejores productos a utilizar y también la forma en que lo aplicas.

¿Quieres conocer algunas de sus claves?

Comencemos por las texturas a escoger, porque en realidad tienes la posibilidad de hacerte con coloretes en crema o en polvo: los primeros son resistentes al agua y a la transpiración, por lo que es ideal para el verano. No obstante, la textura en polvo es más común puesto que resulta más fácil de aplicar y consigue mejores resultados.


Aunque hay otros elementos que pueden influir en tu decisión, el color de tu cutis será determinante para encontrar aquellos tonos que mejor te sientan:

Piel clara: tonos rosas (de distintas intensidades según gustos) y amelocotonados, pero jamás aquellos marrones y naranjas recomendados para el tipo de piel completamente opuesto.

Piel morena: Sombras marrones ligeramente más oscuras que el tono de la piel; también puedes utilizar polvos bronceadores que te sentarán especialmente bien durante el verano.

Piel rosada: Los tonos borgoña y burdeos son ideales para subir un poco el tono de tus mejillas evitando la monotonía de los rosas y el artificial efecto de los marrones sobre tu piel.

Una vez escogido el producto debes aprender cómo aplicarlo. Aunque la forma correcta y general sería aplicarlo en el hueso de la mejilla y luego difuminarlo, puede que cada persona quiera aplicarlo para modificar algunos rasgos que no le gustan en función de su tipo de rostro.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *