Beneficios del maquillaje invisible


Existen muchas leyendas urbanas y lógicamente, alguna de ellas tenía que afectar al mundo de la estética. La más común es aquella que reza “Pues yo no me maquillo nunca porque a mí me gusta ir natural”. Si tú también eres partidaria de esa creencia, es obvio que desconoces los beneficios del maquillaje invisible, algo que describe tanto al producto en sí como a una técnica propia dentro del estilismo. Hoy verás cómo es compatible ir maquillada y natural.

En primer lugar, es importante que dediques unos minutos a preparar la piel antes de maquillarte. De este modo eliminarás células muertas y zonas más rugosas que luego no deberás maquillar intensamente para disimularlas. Para ello será necesario una exfoliación semanal, así obtendrás un resultado impecable. Del mismo modo, mantén tu cutis perfectamente hidratado, esto hará que siempre se muestre terso y luminoso.

Acostúmbrate a usar bases alisadoras, ya que unifican el tono, suavizan la piel y afinan los poros. Además, también tienen efecto antibrillos y protección solar. Camufla granitos e imperfecciones: usa corrector verde para granos y venitas, y uno beige en puntos negros y ojeras. Extiéndelos correctamente, ya que no se trata solamente de ocultar esas imperfecciones, sino de que tampoco se note que te has puesto el corrector.

Elige un fondo de maquillaje que sea muy claro y aplícalo en la vertical central del rostro, no por toda la cara. Una vez que lo hayas puesto por frente, nariz y barbilla, comienza a repartirlo hacia los lados, así evitarás que te deje marca en el nacimiento del pelo, en la zona de las orejas, y en todo el contorno de la mandíbula. Tu cutis ya está perfectamente maquillado y con una apariencia totalmente natural. Ahora solo depende de ti que quieras aportar un poquito de tono en ojos, labios y/o colorete.

Maquillaje,
>

También te puede interesar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *