Cómo tener un cutis perfecto
Tener el cutis perfecto es el deseo de casi todas las mujeres, sobretodo en estas fechas en las que tienes que acudir a un montón de comidas, cenas y reuniones varias donde todo y todos se examina con lupa y querrás estar reluciente para poder lucir cualquier modelito ante familia y amigos. Lo primero que hay que hacer para tener un cutis resplandeciente es cuidarlo con mimo, tenerlo siempre hidratado y, por supuesto, limpio. Lavarse la cara no es suficiente, de vez en cuando tienes que hacerte una buena limpieza facial para eliminar cualquier impureza y que tu piel respire, aportando mayor vitalidad a tu rostro.

La limpieza de cutis debes hacerla con suavidad, no frotes con fuerza ni te restriegues ningún producto, y utiliza siempre productos especiales que sean específicos para tu tipo de piel, ya que de lo contrario podrías dañarla. En primer lugar, cuando vayas a utilizar una crema lávate siempre la cara primero. Cuando la tengas seca, aplícate un producto oleoso, ya sea un aceite, una crema hidratante o leche facial, cualquiera de ellos te ayudará a eliminar la grasa y cualquier impureza que pueda permanecer en tu rostro como restos de maquillaje o cualquier cosmético.

Cuando te la hayas aplicado, utiliza un producto jabonoso como gel, espuma o un tónico que cumpla esa función, eliminará las impurezas suaves que puedan estar pegadas a tu rostro como el sudor, la contaminación, el polvo o las células muertas. Este producto debes mezclarlo con agua. No hace falta que realices este tratamiento a diario, pero si una vez a la semana como mínimo, dependiendo de la cantidad de impurezas que puedan llegar a tu cutis, que si trabajas con papeles o en un lugar donde pasan muchos coches, con toda probabilidad tu rostro estará absorbiendo esos ácaros durante todo el día, así que deberías hacerla más a menudo.