Claves para un escote perfecto


Lucir un bonito escote no es solamente cuestión de tener más o menos pecho, sino también de los cuidados que dedicamos a esta parte tan especial del cuerpo de la mujer.

Y es que a pesar de nadie lo diría, en lo que a cuidados se refiere el escote es una de las zonas más olvidadas de nuestro cuerpo… Todo esto, sin reparar en que se trata de una piel hipersensible sobre la que pronto podrían aparecer esas temidas estrías, arrugas o manchas de la edad.

Si quieres mantener tu busto joven, terso y luminoso debes comenzar ya a cambiar tus hábitos. Para que empieces con buen pie, en Maquilladas te dejamos algunas claves, ¡no te las pierdas!

Hidratación
Es muy importante que prevengas manchas y arrugas en el busto, una de las partes más llamativas de tu cuerpo. Para ello debes pensar en lo siguiente:

– Tras la ducha diaria, aplica una crema específica para cuello y pecho (hasta la parte superior de los senos) con el fin de evitar la flacidez.

– Exfolia la zona al menos un par de veces a la semana: Aplica de manera suave el gel con masajes circulares (evitando la aureola) y déjalo actuar sobre la zona o bien utiliza una esponja de crin de forma delicada. No olvides utilizar después una hidratante.

Cremas reafirmantes

Una vez más la cosmética puede echarte una mano para mantener tu piel siempre hermosa y dejar que los años no pasen por ti. Las cremas reafirmantes para busto y pecho resultan imprescindibles en cualquier mujer que quiera lucir un escote de impacto.

Agua fría
Por mucho que nos moleste, el agua caliente es uno de los grandes enemigos de la piel; dúchate como mínimo con agua templada y, si lo soportas date duchas intermitentes con agua tibia y fría.

Ejercicio

Son fundamentales para mantener el pecho bien terso y lo mejor es que no hace falta dedicarle demasiado tiempo diario. Puedes realizar fáciles ejercicios con o sin pesas: En el primero de los casos, bastará con realizar distintas series (hacia delante los dos brazos y hasta la altura de los hombros, cruzando ambos a la altura de las muñecas y moviéndolos de modo alternativo hacia arriba y abajo o a izquierda y derecha, por ejemplo) con pesas de un máximo de un kilo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *