Verdades y mentiras sobre el microinjerto capilar


Durante el otoño todas y todos nos vemos expuestos a un problemilla de lo más incómodo y antiestético: la caída del cabello. El otro día te dimos algunos consejos sobre cómo evitarlo pero si no son suficientes para impedir este molesto problema, aún dispones de otra opción que, a pesar de ser poco económica, puede serte muy útil.

Estamos hablando de la técnica del microinjerto, que, como habrás podido comprobar, está ganando cada día más adeptos, entre los que se encuentran multitud de famosos. Sin embargo, todavía existen muchos mitos alrededor de él. ¿Quieres conocer todas las verdades y mentiras de este tratamiento que consigue, en tan solo unas horas, recuperar el cabello perdido?

Para hombres y mujeres

Lo primero que tienes que tener en cuenta es que, aunque se trate de una ténica demandada principalmente por hombres, también está dirigida a mujeres. Además, cada vez se consiguen resultados más naturales que han hecho posible un crecimiento en la demanda por parte del sexo femenino.

Molestias mínimas

A pesar de la creencia popular, este tipo de microtransplante presenta muy pocas molestias los primeros días y las marcas son prácticamente invisibles. Por otro lado, gracias a la anestesia local, no se siento dolor.

Pelo natural

Hoy en día se usa pelo del mismo paciente para los implantes, por lo que se garantiza un resultado de lo más natural y sin riesgo de rechazo. Se utiliza la zona occipital del cuero cabelludo, ya que se trata de pelo codificado genéticamente para no caerse.

Intervenciones todo el año

Aunque en las primeras semanas es mejor que no le dé el sol a la zona microinjertada, cualquier momento del año es adecuado para realizar la intervención.

No solo para la cabeza


Sorprendentemente, cada vez son más las personas que demandan esta intervención para cubrir otras zonas del cuerpo, como las cejas en el caso de las mujeres y la barba, el pecho o cicatrices en los hombres.

Cabello, Tratamientos,
>

También te puede interesar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *