Tratamientos de belleza con miel


La miel, además de un alimento muy rico, es también un elemento natural excelente para multitud de tratamientos de belleza gracias a los nutrientes que tiene como las ceras, azúcares y minerales. Es un humectante natural excelente para reducir las irritaciones, así que es la aliada perfecta para las personas que tienen la piel sensible, además de ser muy buena también para el cabello. A continuación te detallo unos cuantos tratamientos de belleza con miel para que puedas hacerlos tú misma en casa:

Mascarilla de miel: Pon miel en tu rostros directamente desde el bote y déjala que se seque durante un cuarto de hora. Cuando esté seca enjuágala con agua tibia hasta que la hayas quitado toda y notes que ya no tienes nada pegajoso en la cara.

Tratamiento corporal: Ideal para humedecer, suavizar y darle brillo a toda tu piel. Llena una bañera con agua tibia y úntate miel por todo el cuerpo. Ve jugando con ella, extendiéndola y masajeando todo tu cuerpo mientras se va secando. Cuando comiences a notar que se pone muy pegajosa levántala un poquito para mejorar la circulación de los poros, y cuando se haya secado completamente métete en la bañera y relájate durante unos 15 minutos. Después enjuágate bien con el grifo de la ducha para que no te quede ningún resto. La piel te quedará muy suave, toda una experiencia.

Baño de miel: Si no tienes mucho tiempo para hacer lo del consejo anterior, llena la bañera con agua tibia y añádele una taza de miel. Métete en ella y no le pongas ni jabón, ni sales ni ningún otro producto durante media hora. Con esto conseguirás que tu piel esté totalmente brillante y relajada.

Exfoliante de miel: Mezcla en tu mano una cucharada de miel con un poquito de polvo de almendras dulces y aplícatela en tu rostro mediante pequeños círculos. Déjala durante cinco minutos y después enjuágate y ponte una crema humectante que sea ligera.

Limpiador facial: Mezcla en tu mano una cucharadita de miel con un poco de leche en polvo y aplícatela en el rostro para eliminar impurezas y cualquier resto de maquillaje. Aclárate con agua tibia y ponte una crema ligera.

Cabello brillante: Si quieres darle brillo a tu cabello mezcla una cucharada de miel, el jugo de un limón y un cuarto de litro de agua tibia. Lávate la cabeza con tu champú normal y después ponte la mezcla que has preparado. No enjuagues la miel, sécate y péinate como haces siempre. Conseguirás un brillo extra durante varios días.

Acondicionador de miel: Mezcla media taza de miel con dos cucharadas de aceite de oliva. Aplícatela en el cabello y cúbrelo con un gorro de baño o una bolsa de plástico durante media hora. Después lávate la cabeza como haces normalmente.

Muy importante, que sepas que si tienes alergia a comer miel tampoco podrás hacer ninguno de estos tratamientos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *