Tipos de tupé


Gran tendencia de la década de los 50 y los 80, el tupé consiguió volver a la moda hace unos años y parece que lo hizo para quedarse: si eres de las que pensaba que el estilo ya estaba acabado te equivocabas, porque hay tantas versiones distintas que podemos seguir innovando sin cansarnos.

¿Cuántos tipos de tupé conoces o te has atrevido a realizar alguna vez? Si andas un poco verde en el asunto atiende, porque te damos algunas ideas para que incorpores el look en tu estilismo.

El tupé o ‘jopo’ consistía originalmente en un corte de pelo y no solamente en un tipo de peinado para hacer de forma esporádica: tal y como lo llevaba el rey del rock, el tupé era un corte de pelo muy corto en la nuca y ligeramente más largo en el resto de zonas, especialmente en la parte superior frontal que se moldeaba hacia arriba gracias a algún producto fijador.

Aunque el estilo no ha perdido las raíces, lo cierto es que a día de hoy las versiones son muy distintas. Aquí te dejamos algunas bautizadas con nuestros propios nombres:


Tupé mini: Es aquél que solo toma el flequillo para encresparlo ligeramente y enviarlo hacia atrás, por lo que el resto del cabello queda suelto. Puede realizarse peinando el cabello hacia atrás o hacia un lado.


Tupé voluminoso: Consiste en tomar todo el cabello de la parte frontal de la cabeza (flequillo y laterales) y enviarlo hacia atrás proporcionando un gran volumen a la parte central mientras que los laterales quedan tibantes a los lados. Para ello deberás encrespar el cabello bajo el tupé previamente. y aplicar una buena cantidad de laca al acabar.


Tupé maxi: Solo las más valientes se atreven con él, y es que a diferencia de los anteriores este peinado reproduce el mítico tupé engominado hacia delante que se eleva varios centímetros de la cabeza casi como si no formase parte de ella.

Tupé masculino: Es el que imita el tradicional corte que te indicábamos al inicio del artículo, el estilo de cabello corto que lucía Elvis Presley con un aspecto despeinado y con gran movilidad.

¿Cuál es el tuyo?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *