Tipos de coloretes


El colorete es uno de los productos indispensables para conseguir un maquillaje perfecto, ya que nos da mucha luminosidad si lo aplicamos correctamente, sobre todo en esta época primaveral.

No importa el tipo de piel que tengas porque en el mercado puedes encontrar diferentes modelos de coloretes. Lo realmente importante es escoger la tonalidad que mejor combine con tu piel. Aunque el colorete más común es en polvo, existen otras variedades con diferentes texturas que deberás conocer para poder elegir la que mejor se adecue a tu piel.

En crema: está hecho a base de cera y pigmentos coloreados. La composición del colorete en crema es muy parecida a la de una barra de labios. Como ventajas, es resistente al agua y a la transpiración, por lo que es perfecto para el verano. Puedes aplicarlo con la yema de los dedos o con una esponja. Está indicado para pieles secas, ya que en las grasas aporta demasiado brillo.

En polvo: como ya hemos comentado, es el más utilizado por todas nosotras. Puedes aplicarlo con un pincel ancho o con una brocha fina. Es de una gran ligereza y nos ofrece muchas posibilidades para suavizar nuestras facciones. Es recomendable para personas con la piel mixta o grasa.

En barra: su formato es parecido al de un desodorante, por lo que es muy fácil de utilizar. Es fresco y se desliza suavemente. Te dejará un fino velo de color con un buen resultado y muy natural. Es el más ligero y sirve para darle un aspecto muy natural al rostro.

En espuma o mousse: se extiende muy bien y queda en todos mates pero con sutiles brillos. Ilumina mucho y es muy duradero. Es ideal para pieles secas y aporta frescura al rostro.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *