Tendencias 2013 en peluquería: los torsades o retorcidos


A lo largo de este último año hemos visto que muchos estilistas están recurriendo a un peinado muy sencillo que todas nosotras nos podemos realizar sin grandes complicaciones. Se trata de los torsades, también conocidos como retorcidos. Una manera de cambiar un poquito de imagen y darle un aire nuevo a nuestro look, sin necesidad de corte, tinte, ni paso por la peluquería, al menos para llevarlos con el pelo suelto.

Este peinado nos recuerda mucho a la infancia, ya que somos muchas las que lo hemos llevado de niñas, porque muchas mamás nos recogían así el pelito para darle un poco de gracia. En los años 90 volvió a aparecer como una propuesta para edades más adultas, teniendo muchísimo éxito en esa época, especialmente en cabellos recogidos. Un par de décadas después, los torsades vuelven con fuerza para ser lucidos nuevamente por chicas.

Efecto despeinado

La gran diferencia que se aprecia con respecto a la versión inicial, es ahora la melena se lleva con un ligero efecto despeinado. Antes, los retorcidos eran el final de un peinado liso perfecto, mientras que ahora la raya se ve intencionadamente desestructurada, así como la melena luce unas ondas sutiles muy deshechas. En cuanto a los recogidos, la ventaja de estos retorciditos es que no hay ninguna norma escrita. Puedes hacerlos en todo el pelo, solamente en un lado, terminar con un moñito redondo o realizando torsades hasta las puntas. También puedes dejar algunos rabitos sueltos y disparados…

Errores a evitar

Lo que sí se debe tener en cuenta en cualquiera de sus dos versiones es evitar errores como el hecho de que las horquillas queden a la vista. Esto es aún peor si decoras tu peinado con un broche o tocado y cometes el error de no situarlo con acierto, aprovechándote de que éste puede tapar las horquillas que usaste para la unión. Con respecto a los recogidos, procura cerrar bien con un peine las posibles rayas que vayas formando al separar mechones, ya que si no lo haces dará la sensación de tener pequeñas calvas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *