Remedios caseros para pelo graso


El pelo graso es una auténtica pesadilla para las personas que lo poseen, y es que no importa lo bien que lo cuides o los productos que utilices porque será muy difícil librarte de forma definitiva de este problema del cabello.

El exceso de producción de sebo por parte de las glándulas sebáceas del cuero cabelludo es el causante de este problema, que afecta tanto a hombres como a mujeres.

Lo peor de todo es que las personas de pelo graso sienten continuamente que su cabello está sucio y apelmazado, algo que tampoco pasará desapercibido de cara a los demás y que inevitablemente les hará sentir incómodos.

Si es tu caso muy probablemente ya te hayas hecho con alguno de los muchos productos de higiene de las grandes marcas de cosmética. Aun así, no estaría de más que probases con alguno de aquellos remedios caseros que ya utilizaban antaño nuestras abuelas.

¿Quieres conocerlos? ¡Toma nota de los siguientes trucos!

Agua tibia: El agua caliente es uno de los potenciadores de que las glándulas sebáceas produzcan todavía más grasa, por lo que lo mejor es que te laves el cabello con agua tibia e incluso un poco fresca.

Cítricos: Se dice que la naranja y el limón tienen propiedades que ayudan a reducir este problema en el cabello. El limón deberás exprimirlo y aplicarlo después del champú, mientras que los aceites o remedios a base de naranja deberás aplicarlos antes del lavado dejándolo actuar unos 20 mintuos.

Vinagre: Poner en un recipiente vinagre mezclado con agua y aplicarlo sobre el cabello es uno de los trucos más antiguos y tradicionales para evitar el exceso de grasa en el pelo.

Menta: Hierve agua con algunas hojas de menta, deja enfriar y después aplica el agua sobre el cabello. ¡Los resultados son visibles!

Polvos de talco: Échalos en la palma de la mano y ve distribuyéndolos poco a poco sobre las raíces del cabello hasta que sean imperceptibles. Si lo haces con delicadeza puedes conseguir buenos resultados, pero si lo haces demasiado rápido o sin cuidado el remedio puede ser mucho peor que la enfermedad…

¿Conoces algún truco más? ¡Compártelo con nuestras lectoras!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *