Pros y contras de la permanente de pestañas


¿A quién no le gustaría lucir una mirada penetrante y profunda? Desde luego, es uno de los objetivos que la mayoría de mujeres tenemos a la hora de maquillarnos. Para lograrlo, es esencial el cuidado y el maquillaje de las pestañas.

Lo ideal para lucir unas pestañas de infarto es que éstas sean largas y curvadas y estén cuidadas, hidratadas y rizadas. Para que todo esto sea más sencillo, lo ideal es recurrir a soluciones como la permanente de pestañas. Eso sí, antes de decantarte por un tratamiento de este tipo, debes tener en cuenta que tienen tanto sus ventajas como sus inconvenientes. Te hablamos de ambos aspectos a continuación.

Ventajas

La permanente de pestañas consiste en aplicar sobre ellas una solución especial para lograr el efecto deseado en las mismas. Se trata de un tratamiento muy rápido y con un efecto inmediato que permite que las pestañas tengan una curvatura que realce la mirada. Este procedimiento se complementa con el tinte, proporcionando un color intenso, luminosidad y cierto engrosamiento del pelo, enmarcando y resaltando la mirada. Además, te permite jugar con el color ya que puedes optar por intensificarlas en marrón o negro.


Lo mejor de todo, eso sí, es que proporciona una mirada expresiva y definida que permite olvidarnos de la máscara de pestañas cada día.

Inconvenientes

Sin embargo, este tratamiento también tiene algunos inconvenientes. Por ejemplo, a pesar de su nombre, no se trata de un tratamiento permanente, ya que es necesario repetirlo cada poco tiempo. Además, hay que tener en cuenta que las pestañas sufren bastante, igual que lo hace el cabello cuando se somete a una permanente.

En cuanto al tinte, hay que tener en cuenta que se trata de aplicar una sustancia extraña y ajena al cuerpo en una zona muy delicada, por lo que hay que ser cuidadosa y acudir solo a centros de estética especializados.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *