Pintarse los ojos de cuatro maneras diferentes


El verano es una época del año en la que casi todo está permitido, y esta máxima se cumple a la perfección en lo que a maquillaje de ojos se refiere. Echa un vistazo y mira cuál de estos estilos va más contigo:

Mirada limpia: un maquillaje sencillo pero muy sexy. Nada de sombras o una muy neutra, casi imperceptible. Traza la línea de color con el lápiz de ojos en la parte superior e inferior. Aporta mayor misterio a este look, difuminándola con un bastoncillo. Dotarás de elegancia cualquier estilo. El toque sexy lo aportarás si creas un pequeño rabillo.

Metalizada: atrévete a experimentar con el brillo. Si te gusta su vertiente discreta, opta por sombras camel con pequeños destellos de nácar, y aplícala a pequeños toquecitos con la yema de los dedos. Si te gusta el efecto glitter, apuesta por sombras más espectaculares, abusa de ellas, sobretodo, por las noches. El coral metalizado es uno de los protagonistas del verano 2011, pero sin aparcar la gama de los grises, siempre líder en este look.

El nuevo ahumado: el popular Smoky ha gustado mucho y de cara al verano abandona su espíritu glam para adaptarse a cualquier color y a cualquier hora del día. Para la noche, arrasará su versión colorista más exagerada, que elevará el tono del párpado móvil hasta ocupar casi la ceja. Elige 2 sombras complementarias y pon el tono más fuerte sobre el párpado móvil, hasta el pliegue de separación; el tono claro irá en el fijo, difumínalas y presume de efecto ahumado.

Súper colorista: verdes, azules, morados, naranjas y fucsias, solos o combinados. Este verano los ojos se llenan de color en los tonos más atrevidos, haciendo de tu maquillaje una nueva expresión de personalidad y divertimento. Atrévete a probar con tonos antes impensables para los ojos. Tú pones el límite.

Consejos de belleza, Maquillaje, Ojos,
>

También te puede interesar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *