Piel seca tras la menopausia

Share on Facebook0Tweet about this on Twitter0Share on Google+0


La menopausia es algo que llegará a tu vida tarde o temprano, y que entre los muchos efectos que tiene entre las mujeres están los que afectan a la piel. Tras llegar a esta etapa de tu vida, que puede ser en diferentes edades, el cutis se enfrenta a una nueva vida, con cambios que hay que tratar para que siga teniendo el mismo esplendor y luzca terso y limpio.

Al llegar a la menopausia, la piel de las mujeres suele mostrarse mucho más seca que de costumbre, así que necesitará mucha más hidratación que hasta ese momento. Esta sequedad viene motivada por los estrógenos, que tras la menopausia se producen en menor cantidad, lo que hace que se disminuya la secreción sebácea, que es lo que humedece la piel para hacerla un poquito más grasa. Sea cual sea tu tipo de piel, cuando tengas la menopausia sufrirá un resecamiento, que es diferente en cada caso.

Cambio de cosméticos

Lo primero que tienes que hacer es cambiar las cremas que utilizas, pasando a algunas que sean más untuosas para que atrapen el agua y puedan dejarla en la piel para que no se seque tanto. Si utilizas limpiadoras y tónicos, lo ideal es cambiarlos también y buscar los que no sean astringentes ni irritantes. También hay truquitos caseros que puedes llevar a cabo, como ampliar la humedad ambiental con alguna planta o humidificador.

La alimentación también es muy importante para que la piel no esté tan seca, y ha ya varios complementos alimenticios que son específicos para recuperar la humedad en el cutis, así que no dudes en consultar con un especialista para saber cuál es el que mejor te conviene. Por último, llegado este punto es más importante que nunca proteger tu piel del frío y de cualquier agente externo que pueda dañarla.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *