Mascarillas caseras para el acné


El acné es una de las peores pesadillas tanto para los adolescentes como para los adultos, un problema cutáneo difícilmente controlable que hace que las secreciones sebáceas de nuestra piel generen antiestéticos granitos.

Aunque no existe una fórmula milagrosa contra el problema, lo cierto es que sí que existen algunas que pueden ayudar en gran medida a paliar sus efectos y mejorar tu aspecto: Hay quien toma pastillas recetadas por el médico, los que utilizan la cosmética y también los que apuestan por los métodos más naturales.

En esto es en lo que vamos a centrarnos hoy en Maquilladas, y es que consideramos que antes de recurrir a cualquiera de las otras opciones deberías probar con algunos de los remedios caseros más tradicionales.

Aquí te dejamos tres mascarillas que podrás preparar y aplicar fácilmente en casa:

1. Ácido acetílsalicílico: La hecha a base de aspirina es una de las mascarillas más accesibles y efectivas, pues ayuda a limpiar los poros evitando que se taponen y seca las marcas del acné.

El remedio consiste en hervir un poco de leche, diluir en ella una aspirina y dejar que se enfríe. Entonces deberás aplicarla con un algodoncito sobre todo el rostro haciendo hincapié especialmente en las zonas más afectadas y dejándola actuar durante unos diez minutos. Después sólo tendrás que enjuagar.

2. Árbol del té: Los aceites esenciales de este ejemplar son excelentes para combatir el problema hasta en las pieles más afectadas por el acné, y es que tiene un poder antiséptico, bactericida, antinflamatorio, regenerador y cicatrizante. Aplícalo a diario sobre el rostro.

3. Arcilla o barro: Ambos son ideales para este tipo de pieles, pues ayudan a absorber la grasa y a eliminar impurezas además de ser buena para la circulación. Para obtenerla, mezcla el agua con arcilla hasta conseguir una pasta uniforme, déjala reposar unos minutos y aplícala sobre el rostro limpio (sin rastro de maquillaje) evitando la zona de los ojos. Luego déjala actuar unos 15 o 20 minutos y aclara con agua fría o templada; si quieres puedes aplicar un humectante.

1 comentario

  1. Felicito al artículo por estar muy en línea con las terapias naturales más modernas. Recomiendo alternar el uso de una y otra de estas mascarillas pues son diferentes y complementarias entre sí (mejor que usar una sola es usar una un día, otra otro, y así). Hay un libro con excelentes recursos sobre el tema. Mi amiga curó su acné con este libro y me pasó sus tips para mejorar mi piel y la verdad es que este tipo de mascarillas son fenomenales. También es útil mejorar la nutrición y algunos hábitos para equilibrar el organismo y evitar que más imperfecciones aparezcan. Muy recomendable este artículo para introducir a la gente a este tipo de terapias, que son las menos agresivas con la piel y producen resultados formidables. Saludos, excelente página.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *