Maquillarse como Jessica Bueno


Hace cosa de un año, una joven andaluza saltaba repentinamente a la fama tras haber sido coronada Miss Sevilla y conocérsele una efímera relación sentimental con el tenista español Feliciano López, este hecho hizo que su nombre, Jessica Bueno, estuviera en boca de todos, y surgiera el planteamiento de si esa pequeña notoriedad le debería permitir presentarse o no al certamen de Miss España.

Finalmente, así fue, aunque no se hizo con la corona, y poco más supimos de ella hasta que este año participó en el archiconocido concurso Supervivientes, llegando casi hasta la final, gracias a la educación y discreción que siempre la han caracterizado. Estas dos virtudes de la sevillana son parte del halo de belleza que siempre muestra su imagen, protagonizada por rostro cándido, de rasgos perfectos y muy serenos.

Sabedora de ello, Jessica suele emplear bases de maquillaje que mantengan la palidez rosácea de su cutis, lo que le permite seguir transmitiendo juventud e inocencia. Sus ojos, tienen esa peculiar característica de poder adaptarse a varias tonalidades, mostrándose casi marrones o verdes grisáceos, dependiendo de las sombras que utilice y de cómo le da la luz.

En este caso, se muestran más bien grises, dentro de un marco perfecto formado por un trío de sombras aplicadas en degradé, donde podemos ver que el negro va más allá del filo de las pestañas, para confundirse con el gris difuminado, que se entremezcla con su tonalidad más clara, casi blanquecina, bajo el arco de unas cejas perfectamente depiladas.

Esta técnica pretende destacar el misterio de su mirada, por lo que sus labios llevan el toque justo de color natural, sin mostrar ningún perfilado que aumente ningún trazo de su boca. Un pequeño toque de colorete rosa, aplicado sobre las mejillas a modo de rubor, completa esta fotografía tan hermosa.

Estilos, Maquillaje,
>

También te puede interesar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *