Maquillaje para rasgos asiáticos


Los rostros asiáticos son unos de los más sofisticados, con preciosos ojos rasgados y líneas faciales finas y lisas.

El cutis suele tener una tonalidad pálida o amarilla, por lo que lo más importante es saber escoger los tonos que vamos a necesitar para el maquillaje.

Como en cualquier tipo de piel lo primero es cubrir imperfecciones, a pesar de que las mujeres asiáticas suelen tener una tez muy limpia y lisa. Si tienes ojeras, manchas en la piel o algún que otro granito debes taparlo con un corrector bien difuminado a la que más adelante uniremos la base de maquillaje de un tono bastante clarito y natural semejante al de la propia piel. No olvides dar luz tu cara con un buen iluminador que pueda destacar el volumen real del rostro.

Los ojos son el rasgo más especial de tu cara y por eso a lo que debes prestar más atención. Es recomendable difuminar un tono beige o crema por todo el párpado y colores suaves como los pastel (rosas, malvas, verdes o tostados, por ejemplo) para el párpado móvil. Los tonos oscuros en esta zona pueden apagar y hacer más pequeño al ojo, por lo que dependerá de tu propio gusto si deseas aplicarlas o no cerca de la zona de las pestañas. Personalmente, estos rasgos tan finos destacan más si se aplican técnicas y estilos de maquillaje más naturales, que harán destacar tu belleza original.

Lo mismo ocurre con las pestañas: escoge un rimmel que de mucho volumen si quieres abrir y agrandar los ojos, pero si quieres remarcar radicalmente su forma utiliza una máscara de pestañas más sutil.

Da un toque de color con coloretes rosáceos o terracotas suaves y anaranjados, nunca demasiado oscuros porque podrían resultar muy artificiales. Exactamente la misma regla de color hay que seguir en los labios, aunque en este caso puedes destacarlos con un poco de gloss en el centro.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *