Manos siempre suaves


El atractivo en una mujer no es solo cuestión de vista, despertar sentidos como el olfato y el tacto es casi tan importante como el impacto visual. Para el olfato procuraremos llevar una higiene diaria adecuada y que siempre se vea reforzada por desodorantes y perfumes. Para el tacto es imprescindible poseer una piel sedosa y equilibrada, que no muestre ningún signo de sequedad ni descuido, como grietas o aspecto blanquecino. Esta máxima debemos cumplirla en todo el cuerpo y especialmente en las manos.

Nuestras manos están siempre a la vista, lo que significa dos cosas: por un lado reciben todos los daños que los factores externos pueden producir en ellas, tanto el frío como el calor son los enemigos. Además, al tenerlas en permanente contacto con diferentes superficies, se rozan, ensucian y dañan con mayor facilidad que el resto del cuerpo. Y esto también conlleva que la crema que ponemos a primera hora del día desaparece muy pronto. Por otro lado, ese hecho de que siempre estén a la vista supone que las estamos mostrando continuamente, casi todo el día y sin darnos cuenta de ello.

Esto supone que si no tienes unas manos siempre suaves resultarán tan desagradables al tacto como a la vista. Para ello es imprescindible que le dediques todo tipo de cuidados, hasta el mínimo detalle. Hidrátalas continuamente, pon crema varias veces al día y lleva siempre contigo un tubito para poder aplicártela en cualquier momento. Eventualmente realiza alguna mascarilla como las que te pones en la cara, y mejor aún si lo haces después de haberlas exfoliado. El resultado es impresionante.

Del mismo modo, vigila los productos que utilizas en tu vida cotidiana. Las pastillas de jabón de glicerina y aceite de oliva hidratan muchísimo la piel, acostúmbrate a lavarte las manos con ellas. Asimismo, procura fregar con guantes, pero si no eres capaz, utiliza lavavajillas con fórmulas delicadas y de confianza como la que te ofrece Fairy, que contiene agentes especiales que permiten que tus manos estén siempre suaves y cuidadas.

Manos,
>

También te puede interesar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *