Los errores del maquillaje de Elena Tablada


Ayer por la tarde conocíamos la noticia de que David Bisbal y Elena Tablada se separan, por lo que, contra todo pronóstico, el rostro que más papel cuché acaparará este verano 2011 será el de la ex del cantante. Cuando conocimos a Elena tenía una apariencia muy natural, casi virginal, y una imagen con encanto por lo desapercibida que pasaba. Una niña mona, rubita, de melena lisa y apenas maquillada.

Con el tiempo, y como consecuencia de ser la pareja de uno de nuestros cantantes más internacionales, la antes desconocida pasó a ser imagen de las más diversas campañas publicitarias: compresas, joyas, lencería y trajes de baño, entre otras. Esta repentina popularidad hizo que Elena empezara a cambiar de estilo en cuanto a maquillaje y peluquería se refiere, un estilo que, siempre bajo mi opinión, no le favorece absolutamente nada. Con un estilo carente de definición, la veo a medio camino entre naturalidad y voluptuosidad, una combinación totalmente discordante.

En cuanto al rostro, el punto más discreto lo tiene en los ojos, maquillados con sombras en tonos tierra y perfilados de negro, podría estar bien si no fuera por lo que se le notan las ojeras. Los labios, en cambio, han ido sufriendo una transformación, en cuanto al volumen y contorno se refiere, un grosor extremadamente exagerado que no resulta nada sexy, es por ello que en sus últimas apariciones públicas los presenta totalmente desnudos.

Volumen exagerado también el de las mejillas, que sólo consiguen ponerle más años encima, y es que la clave de una buena imagen no tiene por qué ir relacionada con cambios radicales. En cuanto al pelo, tampoco acertó al oscurecérselo, puesto que le endurece mucho más los rasgos, así como la longitud de su melena resulta un tanto desmesurada para la nueva imagen que Elena tiene tan enseñorada.

Maquillaje,
>

También te puede interesar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *