Las claves del colorete en crema

Share on Facebook0Tweet about this on Twitter0Share on Google+0


El colorete en crema puede convertirse en uno de tus mejores aliados, ya que puede aplicarse prácticamente sin mirarse al espejo y sin necesidad de brocha. Simplemente basta con ser parca a la hora de extender el producto y elegir marcas de calidad. Para aplicarte el blush en crema sólo necesitarás tus dedos.

Con él consigues matizar sin aportar color, rebajar los coloretes intensos y dejar una piel terciopelo preciosa. Otra de las ventajas del colorete además de poder extenderla con los dedos es que se puede controlar su aplicación mucho mejor. Además, si lo usas después de la base, conseguirás que se mezcle con ella de una forma súper natural. ¿Quieres saber cuáles son las claves para que este tipo de blush te quede perfecto? ¡A continuación te las explicamos!


En primer lugar, es muy importante coger sólo una pequeña cantidad en la yema de los dedos y, con movimientos circulares, deberás aplicártela en el punto de mayor volumen. Después deberás difuminar bien hacia la sien, sin olvidar que el principal objetivo de este tipo de colorete es conseguir un efecto de rubor natural. Un buen truco es sonreír mientras estás aplicándotelo y difuminarlo hacia todas direcciones con golpecitos, siempre de un modo circular para las caras angulosas o bien de modo ascendente, en dirección a las sienes para los rostros más redondeados.

Si quieres, puedes optar por dar un toque de frescor con una leve insinuación de color a otras zonas del rostro como la frente, el puente de la nariz o la punta de la barbilla.

Sin embargo, este tipo de colorete no es del todo recomendable para las pieles muy grasas y, por el contrario, son ideales para aquellas chicas con la piel seca, ya que les dará un aspecto más hidratado a tu rostro.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *