Intervenciones quirúrgicas para un vientre plano


Una dieta desordenada, la falta de deporte, los embarazos, el efecto de la gravedad con el paso de los años… Las causas por las que nuestro joven y plano vientre comienza a verse más flácido y voluminoso pueden ser muchas, pero las limitadas soluciones para recuperarlo suponen siempre un importante esfuerzo personal o económico.

Sí, porque a pesar de que lo ideal para recuperarlo sería seguir una dieta sana y hacer un poco de ejercicio lo cierto es que hay muchas mujeres que prefieren evitar tales esfuerzos y conseguir soluciones fáciles y rápidas que solamente necesitan una buena inyección de dinero.

Como era de esperar, estas soluciones son aquellas que pasan por quirófano y que permiten que en apenas unos días te encuentres como la mismísima Claudia Schiffer frente al espejo.


Si quieres recuperar la forma del abdomen, eliminar la flacidez y olvidarte de las pieles colgantes mediante una intervención quirúrgica acude a una clínica de estética y pregunta por alguno de los siguientes tratamientos:

Abdominoplastia: Esta intervención consiste en tensar los músculos y eliminar toda la piel sobrante del vientre (sobre el pubis), problema muy habitual en las mujeres que acaban de dar a luz.

Lipectomía: Este tratamiento quirúrgico mejora las formas del abdomen eliminando el exceso de piel y de tejidos grasos. Es menos agresivo que otros tratamientos como la abdominoplasta.

Liposucción: Esta intervención extrae del cuerpo la grasa de las zonas a las que sometemos a tratamiento, aunque no resulta una buena opción si lo que queremos es eliminar la flacidez. De hecho, eliminar grasa en un caso de exceso de piel abdominal agravaría todavía más el asunto.

Lipoabdominoplastia: La operación es una combinación entre dos de las mencionadas anteriormente.

Radiofrecuencia: Es una buena alternativa a la cirugía, pues consiste en ejercer técnicas de radiofrecuencia para que la zona del vientre recupere con mayor facilidad su forma. La radiofrecuencia refuerza todo el tejido mediante la estimulación del colágeno y las fibras elásticas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *