Información básica sobre el aumento de pecho


Muchas mujeres sueñan con tener un pecho más grande, algo por lo que la mayoría recurre a los implantes mamarios como recurso para aumentar el volumen de su busto.

Sin embargo, y a pesar de lo solicitada que está esta intervención quirúrgica en Europa y América, el desconocimiento acerca la misma es enorme… Si quieres una primera guía para informarte antes de acudir a una clínica no pierdas detalle de lo que te contamos a continuación:

Edad: La edad mínima para realizar una operación estética de este calibre en nuestro país son los 18 años (la mayoría de edad), si bien puede adelantarse con el consentimiento de los padres siempre y cuando sea para evitar problemas psicológicos.


Tipos de prótesis: Las más habituales son las prótesis rellenas de suero salino, las de gel de silicona o bien las rellenas de otras sustancias alternativas (como el aceite de soja, por ejemplo). A día de hoy las prótesis de gel cohesionado de silicona son las más recomendadas, pues según se dice tienen menos riesgo de roturas y resultan más naturales a la vista y al tacto.

Además, también podrás escoger entre las tradicionales prótesis redondas o las anatómicas, la opción más moderna que garantiza un resultado casi natural.

Intervención: Puede insertarse el implante en la línea inferior de la areola, en el surco debajo de la mama y hasta en el pliegue de la axila. No obstante, lo más recomendado es hacerlo mediante la primea de las opciones puesto que la cicatriz no será tan perceptible, supone menos riesgos y se pueden definir los límites exactos donde irá la prótesis.

– Tiempo de recuperación: En unos días ya podrás hacer tu vida normal siempre y cuando no realices esfuerzos físicos (gimnasio, conducción, etc.) ni tomes el sol, pues hasta casi un mes después la superficie de la prótesis no se habrá adherido al tejido y una recuperación a medias podría ser perjudicial.

– ¿Cuánto duran los implantes? Te durarán toda la vida siempre y cuando no haya roturas de tejidos o demasiado desgaste. No está de más un seguimiento continuo en casa y una revisión anual a partir de los 10 años.

– Posibles problemas posteriores: El encapsulamiento puede ser el más inmediato, y consiste en el simple aislamiento de la prótesis por parte del cuerpo que dejará la zona excesivamente rígida. Los masajes, la radiofrecuencia o la medicación serán las soluciones.

Si has oído la leyenda urbana de que con implantes no podrás amamantar tranquila, porque no es cierto. Lo único que podría prohibirlo sería una modificación física o de composición de la mama con la operación.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *