Hacerse hoyuelos, lo último en cirugía estética

Share on Facebook0Tweet about this on Twitter2Share on Google+0

hoyuelos
Hoy en día podemos modificar casi cualquier parte del cuerpo a través de la cirugía plástica. Y una de las operaciones que se ha puesto muy de moda últimamente es la dimpleplastia. ¿No sabes de qué estamos hablando? Pues bien, debes saber que es la última tendencia entre las millenials.

La dimpleplastia consiste en hacer hoyuelos pronunciados en las mejillas, como los que caracterizan a la modelo Miranda Kerr o a la actriz Jennifer Garner. ¿Te gustaría descubrir más detalles sobre esta tendencia? ¡Pues lo único que tienes que hacer es acompañarnos!

Parecerse a las estrellas

Tal y como explican desde la revista Elle, antes de que los millenials invadieran la Tierra, algunas mujeres ya querían rediseñar su rostro para parecerse a las estrellas de entonces. Sin embargo, ha sido ahora, en la era de las redes sociales, cuando esta cirugía ha experimentado un aumento de la demanda.

hoyuelos2

Cuentan con su propio hashtag

Como no podía ser de otra manera, la moda de hacerse hoyuelos a través de la cirugía estética también tiene su hashtag. Las que ya han pasado por el quirófano y han querido compartir el resultado con sus seguidores utilizan #dimpleplasty o #dimplesmile.

En qué consiste la dimpleplastia

La dimpleplastia consiste en realizar dos pequeñas incisiones en el interior de la boca, a ambos lados de la cara, para marcar pequeñas depresiones faciales que imiten los hoyuelos naturales. Sin embargo, es importante tener en cuenta que los hoyuelos falsos están presentes en la cara todo el tiempo, a diferencia de los naturales, que solo aparecen al sonreír. Además, debes saber que el resultado no es permanente, sino que desaparece a los meses.

Como cualquier otra intervención quirúrgica, la dimpleplastia entraña algunos riesgos: infección, dolor, sangrado, asimetría, anti-naturalidad de los hoyuelos, daño del nervio o la arteria facial… Por eso, hay que pensárselo bien antes de entrar en el quirófano.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *