Famosos retocados con Photoshop


El Photoshop es una de las mejores herramientas para el tratamiento de las imágenes y, sin embargo, podría ser también una de las causas que provocan mayores bajadas del autoestima de hombres y mujeres (especialmente en ellas) de todo el mundo.

Sí, porque bien utilizado este programa funciona como una especie de varita mágica capaz de cambiar a una persona por completo: puede eliminar todos los defectos del rostro y el cuerpo realzando y hasta inventando algunas características nuevas, manipulaciones que se utilizan sin excepciones en todas las fotografías de las celebrities.

Este tipo de retoques hacen que veamos a los famosos como seres de una belleza superior e inalcanzable que nos deja a nosotros a la altura del betún, pero nada más lejos de la realidad: arrugas, ojeras, bolsas de ojos, pieles descuidadas, celulitis, grasa acumulada o varices y estrías desaparecen milagrosamente de sus cuerpos y rostros mientras que grandes pechos, prominentes curvas y voluminosos labios aparecen de la nada. Y todo ello para hacerles lucir una belleza 10 que a menudo se aleja mucho de la realidad.

Isabel Preysler sin una sola arruga (aunque el botox también ayuda), Penélope Cruz con un cuerpo 10, Eva Longoria sin rastro de ojeras o Beyoncé con la piel más blanca de lo habitual son cambios a los que ya nos hemos habituado pero que, repetimos, no son reales.

¿Cuál es el problema? Que la realidad se deforma al gusto de los que utilizan la herramienta. De este modo, se crean falsos iconos de belleza que llevarán a los jóvenes (y no tan jóvenes) a inspirarse en figuras no reales para conseguir esa perfección con la que ni siquiera los famosos cuentan. La anorexia y la bulimia son algunos claros ejemplos de la influencia de estos prototipos de belleza en la sociedad.

A continuación te dejamos algunos ejemplos de famosos con y sin photoshop, así que échale un vistazo y comienza a analizar más críticamente las fotos de tus revistas… ¡el mundo sería más justo sin Photoshop!

1 comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *