Sacar partido a lunares y pecas


Hay multitud de ocasiones en que ciertos aspectos de la vida van evolucionando y, por lo general, yo suelo mostrarme satisfecha y de acuerdo con todos o la mayoría de ellos. En esta ocasión, no sólo estoy encantada, sino que celebro enormemente el que signos físicos y personales como lo son las pequitas y los lunares, ya no sean un defecto susceptible de ser ocultado.

Recuerdo que en mi adolescencia tenía una amiga de piel clarita, pelo rubio, ojos claros, “pero” tenía pecas… la pobre se mataba a cubrirlas con espesos maquillajes muy cubrientes, lo que no le favorecía nada, además de eliminar la mayoría de sus rasgos naturales. Afortunadamente, en la actualidad, tanto las pecas como los lunares han sabido encontrar su sitio en el mundo de la estética, resultando las primeras muy inocentes, y los segundos muy sensuales o sexys.
SEGUIR LEYENDO «Sacar partido a lunares y pecas»