Esmalte de uñas permanentes


Si estás cansada de tener que pintarte las uñas cada dos por tres y no conseguir un resultado tan bueno como te gustaría, o no tienes tiempo de ocuparte de tu manicura, hoy vamos a darte la opción perfecta para ti. Se trata de los esmaltes permanentes, que duran más que los tradicionales, se eliminan fácilmente y permiten lucir un color y un brillo geniales. ¿Se puede pedir algo más?

La principal diferencia entre el esmalte de uñas convencional y el permanente es que el último forma una especie de gel que se adapta al crecimiento de la uña y la sigue cubriendo, sin que se note que hay una parte sin pintar, aunque el proceso es exactamente el mismo: manicura, aplicación de base, fortalecedor y esmalte.


Para conseguir tus uñas permanentes, el primer paso es la aplicación de un gel con alto brillo sobre la uña natural o postiza. Después se tiene que realizar un secado mediante una cabina de rayos UV o LED que cubre con una delgada capa la uña con el color elegido.

Desde luego, el resultado del esmalte permanente no tiene ni punto de comparación con un esmalte de los de toda la vida. Además, ahorrarás un montón de tiempo, ya que tus uñas lucirán igual de divinas como el primer día durante 3 o 4 semanas.

Hasta hace poco el esmaltado permanente se tenía que hace siempre en un centro de uñas o de belleza, con un precio que oscila entre los 20 y los 35 euros. Sin embargo, ya hay algunas firmas que han presentado sus esmaltes permanentes para aplicar en casa. Sin duda, una opción mucho más económica, ¿no crees?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *