El maquillaje de Kim Kardashian


Operada, artificial, demasiado llamativa… No se puede negar que tales apelativos no van para nada mal con la imagen que transmite la famosísima Kim Kardashian y, sin embargo, su exótica belleza también tiene buena parte de natural.

La guapa presentadora y modelo lo sabe y precisamente por eso además de resaltar algunos de sus mejores atributos (cada uno que piense lo que quiera) también sabe cómo utilizar las herramientas del mundo de la cosmética para lucir siempre radiante.

Para empezar con una buena base Kim comienza por un maquillaje del tono de su piel, siempre adecuado al color que luzca en ese momento concreto para que no exista posible contraste que desvele un color artificial. La hemos visto súper bronceada en algunas ocasiones y con un tono más claro durante los meses más fríos, ¡y jamás se equivoca de base!


Sin duda su explosiva belleza se debe a sus prominentes rasgos: Pronunciados pómulos, hermosos ojos oscuros y unos labios carnosos a los que bien sabe sacar todo el partido.

Kardashian maquilla sus ojos en función de la ocasión que se trate, utilizando sombras de tonos naturales y claritos para las ocasiones diurnas y probablemente más informales y otras oscuras y brillantes (gris, azul metálico, etc.) con la técnica de los smokey eyes para las galas y las veladas.

Sea como sea, Kim no olvida nunca realzar sus cejas y aplicar una buena máscara de pestañas para destacar todavía más la intensidad de su mirada.

En cuanto a los labios, en rara ocasión hemos podido ver a la modelo con colores demasiado llamativos o explosivos, y es que tonos como el rojo pasión en sus grandes labios resultaría incluso vulgar. Para evitarlo, Kim apuesta por los tonos naturales o los rosados siempre con un poco de brillo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *