El estilo de Bárbara González, la nueva “Chica Martini”


Podía ocurrir y ha ocurrido: la nueva “Chica Martini” es española, concretamente pamplonica. Esta joven de 27 años, llamada Bárbara González, ha sido la elegida para protagonizar todos los eventos que la conocida marca de bebidas llevará a cabo durante el 2013, año de su 150 aniversario. Entre ellos destaca la importancia de protagonizar la próxima campaña publicitaria, un sueño hecho realidad que la sitúa en una posición en la que ya se encontraron Monica Bellucci y Charlize Theron.

Ser imagen de esta firma trae consigo también un importante premio económico, nada menos que 150.000 euros, un valor añadido al orgullo de haber sido seleccionada entre más de 3.500 candidatas que se presentaron al casting, llegadas de 23 países de todo el mundo. La gran final contaba con 28 finalistas, hasta que finalmente fue la española la que se hizo con el ansiado primer puesto.


Bárbara es una chica de complexión atlética (de hecho participó en las Olimpiadas de Atenas y Pekín) y sonrisa que enamora. Su larga melena y su mirada magnética consiguieron atraer al jurado y a Yuri Buzzi, actual “chico Martini”. Su estilo es muy natural, nada sofisticado, aunque se aprecia que se cuida y que se ocupa de su estilismo. De su pelo destaca el aspecto tan sano que tiene de raíz a puntas, a pesar de su longitud y algunos trabajos técnicos. El color lo lleva precioso, perfecto: una base castaña oscura que en las puntas se ve acompañado de sutiles tramos dorados, al más puro estilo ombré hair.


Ese aire casual de su cabello desenfadado da a la perfección con su maquillaje, que también es muy natural, todo ello formado con básicos. En los ojos acostumbra a pasar una simple línea de eyeliner negro, en los labios pone una barrita natural con acabado hidratante, y en sus pómulos y mejillas un generoso brochazo de colorete que le aporta el rubor necesario para presumir del mejor efecto buena cara. El lema de Martini es “La suerte es una actitud”, y salta a la vista que esta chica irradia positivismo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *