Depilación según el tipo de piel


La depilación es uno de los básicos de belleza para estar siempre guapas y preparadas para lucir piernas. Sin embargo, esta práctica que tan sencilla parece tiene en el fondo muchas cuestiones a plantear, cosas que habitualmente no pensamos al llevar a cabo el proceso de depilación.

Una de las más fundamentales es la técnica de depilación que más nos conviene, siempre en función de nuestro propio tipo de piel y de las características del vello que predomina en nuestro cuerpo. En este sentido, puedes seguir las líneas generales que te planteamos en este artículo:

Cera negra o en bandas: Es recomendable solamente para las pieles más resistentes que no suelen padecer fuertes irritaciones ni encarnar el vello.


Cera vegetal: Más adecuada para pieles delicadas y para las zonas sensibles del cuerpo, este producto resulta poco elástico y no vale para algunas otras zonas como las piernas.

Cremas de depilación: Son aquellas que queman el vello sin extraerlo de raíz. Apropiada para pieles sanas y fuertes no propensas a irritaciones o inflamaciones, deberás andarte con mucho cuidado con estas cremas en las zonas más delicadas del cuerpo.

Maquinilla (o cuchilla): Como seguramente has experimentado tú misma, este tipo de depilación es súper práctica debido a su rapidez y al hecho de que va bien a casi todo tipo de pieles (las más sensibles pueden padecer irritaciones o vello enquistado). No obstante, los efectos a largo plazo son muy negativos puesto que el vello crece más rápido, con más fuerza y en zonas cada vez más amplias.

Depilación definitiva: Si quieres eliminar para siempre el vello la depilación por luz pulsada o láser son las mejores opciones, si bien también hay que decir que se trata de un proceso más largo, caro y molesto que los anteriores. Si te decides a realizarla no dudes en acudir a centros especializados donde un profesional pueda valorar tu tratamiento en función de tu tipo de piel. Recuerda también que es importante realizar una prueba sobre una pequeña parte del cuerpo para garantizar que el tratamiento no tendrá efectos perjudiciales sobre nuestra piel.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *