Cuidados para cabello frágil


Aunque muchísimas mujeres tienen que lidiar con un cabello frágil por naturaleza, lo cierto es que las condiciones externas a cada una de nosotras y las de nuestro propio cuerpo (tales como los hábitos o la alimentación) pueden hacer que nuestro vigoroso cabello vaya debilitándose y ganando en fragilidad.

En este sentido, cuando tu cabello se encuentra tan debilitado tiene una apariencia seca, sin vida y además es muy habitual que tienda a quebrarse con facilidad.

Tranquila, porque tanto si te encuentras impotente ante esta situación como si lo que quieres es evitar que ocurra puedes hacer uso de estos consejos básicos. ¡No pierdas detalle de lo que te contamos!


Para empezar debes tener en cuenta que tu cabello no es como los demás y que por tanto necesita unos cuidados especiales que comienzan por la elección de los productos de higiene que utilizas, lo que significa que debes comprar champús y acondicionadores especiales para cabello frágil: Apuesta por aquellos con propiedades humectantes e ingredientes como el aceite de argán, la queratina o las proteínas de trigo y seda, por ejemplo).

El momento del lavado del cabello es también muy importante: Comienza con agua templada, lava tu cabello con suavidad realizando un suave masaje sobre el cuero cabelludo (no hincando las uñas) y luego enjuaga con agua tibia acabando con un chorrito de agua fría. Repite la operación con el acondicionador.

Cuidado con quitar la humedad al cabello manualmente con la toalla, pues podrías romper muchísimo pelo si realizas la tarea bruscamente.

Tras el lavado es habitual que el cabello se enrede, por lo que si el acondicionador (que suaviza y desenreda) no lo ha arreglado deberás hacer uso de algunos sprays acondicionadores.

Para deshacerte de los enredos debes olvidarte de los peines y utilizar cepillos de cerdas naturales. También puedes desenredar tu cabello con los dedos a modo de peine; así irás más suave y controlarás que ningún pelito se quiebre.

Evita en la medida de lo posible utilizar un exceso de calor sobre tu cabello: El uso de la plancha queda completamente desaconsejado, pero el secador puede utilizarse con precaución alejándolo a bastante distancia del cabello o bien utilizando aire frío.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *