Cuidados de la piel después del verano

Share on Facebook0Tweet about this on Twitter0Share on Google+0


El exceso de sol, el cloro, una alimentación menos equilibrada… Las vacaciones de verano son sin duda el momento del año en el que más disfrutamos de nuestro tiempo libre realizando aquellas actividades al aire libre que más nos gustan y que acostumbran a estar íntimamente ligadas con la playa o la piscina.

Sin embargo, aunque somos conscientes que durante estos meses nos exponemos a muchos elementos perjudiciales para la piel muchas mujeres hacemos la vista gorda y esperamos a que pase el verano para ponernos manos a la obra para recuperar la salud de la piel.

Como probablemente sea el caso de la mayoría de vosotras, ahora que acaba nuestro deseado verano vamos a dejaros algunos de los mejores consejos para recuperar la piel… ¡Sé constante y lo conseguirás en poco tiempo!

Tras ese espectacular bronceado de verano que tanto te había costado conseguir puede que encuentres ahora tu piel un tanto más seca y áspera, por lo que el objetivo será volver a conseguiruna piel radiante.


Para recuperar el aspecto radiante de tu piel (ahora seca y áspera) el primer paso será como siempre exfoliar o, lo que es lo mismo, eliminar de tu piel las células muertas y favorecer la regeneración. El resultado será una piel visiblemente más lisa y luminosa.

Puedes hacerlo con productos cosméticos específicos, haciendo un tratamiento en tu centro de estética o con alguna de esas mascarillas caseras a base de ingredientes naturales.

Tras esto le toca el turno a la hidratación, que devolverá a tu piel la salud y la vitalidad perdidas. Para conseguirlo es recomendable utilizar cremas con activos reparadores, vitaminas A, C y E, aceites, mantecas vegetales o aloe vera, uno de nuestros grandes aliados para conseguir una piel más sedosa y elástica.

Las cremas nutritivas también serán necesarias para generar una mayor hidratación, para hacer a la piel más fuerte contra las agresiones externas así como para frenar el envejecimiento de la piel.

Más allá de los tratamientos externos, los hábitos alimenticios también contribuirán a que tu piel vuelva a estar radiante: Beber un mínimo de dos litros de agua al día, evitar alimentos perjudiciales, etc.

Consejos de belleza, Piel,
>

También te puede interesar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *