Cremas que hay que usar a partir de los 30


Desagraciadamente no podemos evitar el paso del tiempo, aunque sí que podemos hacer algo para evitar que éste se note en nuestra piel. Así que si el otro día hablamos sobre las cremas que hay que usar a partir de los 20 años, hoy queremos hacer lo mismo con las chicas un poquito más mayores, es decir, las que ya han entrado en la treintena.

Es a partir de esta edad cuando el cutis empieza a reflejar el paso de los años en líneas de expresión. Comienzan a aparecer las patas de gallo y las arrugitas de alrededor de la boca, sobre todo en las personas fumadoras. No se trata de arrugas muy profundas, pero es el momento de actuar sobre ellas.

Alimentación, limipieza, hidratación y protección solar

Como puedes imaginar, a partir de los 30 también son imprescindibles una buena alimentación, una limpieza e hidratación diarias y protección solar. Sin embargo, hay que añadir otro tipo de cosméticos que ayudarán a sobrellevar el ritmo de vida que se tiene a los 30, que suele ser muy intenso.

Desmaquillante y tónico

Así, además de un buen desmaquillante o crema limpiadora, un tónico para ayudar a cerrar los poros después de haberte limpiado la cara con el desmaquillante y una crema hidratante de día, necesitarás una crema nutritiva de noche y un contorno de ojos para hidratar esta zona, la más delicada según vamos cumpliendo años.

Tipos de piel

Además, a partir de los 30 es muy importante que tengas en cuenta tu tipo de piel y tus necesidades cutáneas, que te indicarán si debes usar otros productos. Por ejemplo, las pieles grasas necesitan controlar más los brillos, liberar los poros de impurezas y combatir el tono apagado, para lo que será necesario un serum matificante debajo de la hidratante, usar un exfoliante una vez a la semana y realizarse una limpieza de cutis dos veces al año.

Por su parte, las pieles secas necesitarán que utilices cremas nocturnas, ya que por la noche es cuando la piel está más receptiva para tratar la aparición de las primeras arrugas y la pérdida de firmeza.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *