Consejos para reducir la papada


Aunque en la mayoría de casos nos da una tregua hasta pasada gran parte de nuestra juventud, la temida papada que tanto luchamos por evitar no tarda demasiado en aparecer después de la trentena.

La falta de cuidados, la mala alimentación, la pérdida de elastina causada por el paso de los años y hasta las causas genéticas suelen ser los principales responsables de la aparición de esta especie de bolsita de grasa bajo el mentón. Precisamente por eso, con un poco de esfuerzo la mayoría conseguiremos retrasar su aparición al menos unos años… ¿Cómo? A continuación te contamos todo, ¡así no pierdas detalle!

Alimentación: Es evidente que una dieta sana y equilibrada que nos ayuda a mantener la línea en el cuerpo también lo hará en el rostro, pues la grasa que se acumula especialmente en esta zona cuando engordamos hace perder la elasticidad de la piel hasta el punto que ésta asomará bajo el mentón.

Protección: La exposición solar acostumbra a resecar la piel y disminuir la cantidad de elastina en la misma, lo que produce que al final la piel de esta zona del rostro comience a caer. Tanto por esto como por la protección general de tu piel, no olvides ir siempre acompañada por tu protector solar.

Posturas: Es una simple cuestión de tomar buenos hábitos para retrasar su aparición. En este sentido, es importantísimo mantener una postura de hombros y rostro erguido (lejos del pecho) así como también evitar dormir con varias almohadas o algunas demasiado gruesas con el fin de mantener el cuello recto.


Ejercicios: Existen un montón de actividades de gimnasia facial para ejercitar esta zona del rostro. Algunos de ellos consisten en repetir las vocales exageradamente, empujando con tu puño en la zona mientras abres la boca, enviando besos al techo con la cabeza inclinada hacia arriba, etc.

Productos cosméticos: Utiliza cremas con colágeno que ayuden a reafirmar la piel manteniéndola más tersa y firme o bien aquellas que prometen ese ansiado efecto lifting que rejuvenecería tu rostro algunos años. Debes aplicarlas mediante suaves masajes sobre la zona de la papada y el contorno de la cara para fomentar la circulación de la sangre en la zona y disolver los posibles depósitos de grasa.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *