Cómo utilizar el eye liner según tus ojos


Que el eye-liner es uno de los mejores inventos de la cosmética es algo que confirmaríamos cualquiera de sus grandes adeptas, y es que este cosmético no solamente nos permite utilizar un montón de técnicas sino que además es capaz de conseguir un montón de efectos sobre nuestra mirada.

Precisamente por eso es importante que sepas elegir qué texturas y formas favorecerán más a tus ojos para potenciar tu mirada.

Probablemente desconocías que había muchas más posibilidades que las que tú utilizabas… ¿Estabas acertando? Averígualo con nuestro artículo y, de paso, ¡aprende nuevos consejos!

Texturas

Puedes hacerte con este cosmético en lápiz o en gel (líquido). Aunque la primera opción parece la menos arriesgada para las que no tenemos muy buen pulso, lo cierto es que el negro que consigue el eye-liner líquido es incomparable. También puedes elegir uno u otro en función de los efectos que quieras crear, y es que mientras el segundo consigue trazos ultra definidos el primero puede servir más para conseguir una mirada más ahumada.


Forma de ojos

Rasgados: Bastará con que potencies las cualidades de tu hermosa forma siguiendo la línea superior de tus pestañas y alargándola quizá unos milímetros con un trazo fino y discreto.

Juntos: Comienza con una línea delgada en el lagrimal y alárgala en el extremo hacia la sien para crear un efecto que consiga alargar el ojo.

Caídos: Traza la línea de medio ojo hacia fuera utilizando el lápiz con todo el ancho que necesites para levantar visualmente la parte exterior del ojo.

Almendrados: Alarga la línea unos milímetros de forma ascendente ensanchando el trazo a medida que te acercas hacia el final.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *