Cómo sacar partido a tus rasgos


Ni siquiera los estrictos e injustos cánones de belleza pueden conseguir que olvidemos eso de que la belleza se encuentre en los ojos del que la mira, que cada una de nosotras nos sintamos guapas a nuestra manera y que intentemos sacar partido a esos rasgos que nos hacen distintas y especiales.

Estás en lo cierto si eres de las que piensa que ya está bien de compararse con las súper estrellas y que cada mujer debe sentirse guapa aceptando sus virtudes y defectos, pero debes reconocer que tampoco está de más trabajar lo mejor posible tus cualidades físicas y tus rasgos para sentirte mejor frente al espejo.

En este sentido, cada parte de tu cuerpo y de tu rostro cuenta. Comienza por analizarte de una forma objetiva, teniendo en cuenta tanto los puntos positivos como los negativos de una forma constructiva y no destructiva… ¿Qué aspectos puedes mejorar?

Comienza por tu rostro: El color y la forma de tus ojos, la forma de tu nariz, el grosor de tus labios, el perfil de tu cara, la curva de tus cejas… Puede que estés acertando con los hábitos de maquillaje y los cuidados que les das, pero también puedes estar cometiendo algunos errores sin ser consciente.


Lo mejor es sin duda que busques información acerca de cómo modificar aquello que no te gusta, encontrar las formas, colores y técnicas de maquillaje que más te favorecen y sacar partido a algunos de tus rasgos más hermosos y destacados.

La forma de tu cara (cuadrada, redonda, ovalada, alargada, en corazón, etc.) y el color de tu piel son factores que también influirán en tus elecciones para el cabello, y es que los cortes de pelo son una gran herramienta para modificar visualmente la forma del rostro mientras que un tono acertado de cabello armonizará tu aspecto.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *